‘En nuestros corazones éramos gigantes’